Resultados esperados

Poner de manifiesto el papel de la UNESCO, ICOMOS y demás organizaciones nacionales en el desarrollo de esos fenómenos (por falta de control, desconocimiento, o consecuencias indirectas de los programas de conservación y valorización del patrimonio), así como la falta de responsabilidad social y una ética peculiar de algunos arquitectos especializados en conservación y reconversión patrimonio.

Poner de manifiesto también la existencia de buenas prácticas en el patrimonio urbano y arquitectónico que puedan servir de guía a las futuras intervenciones en lugares y edificios patrimoniales de todas las épocas, demostrando la compatibilidad entre uso cultural y turístico del patrimonio y tratamiento del mismo desde premisas de su autenticidad formal o iconográfica.