Laía ARGÜELLES

Artes visuales
laia.arguelles@casadevelazquez.org

Artista becada por la Diputación Provincial de Zaragoza
laiaarguelles.com

 

 

Nacida en Zaragoza, Laía Argüelles es licenciada en Traducción e Interpretación por la Universitat Pompeu Fabra (2008) y graduada en Bellas Artes por la Universitat Politècnica de Valencia (2015). Con un Máster en Investigación en Filosofía (Universidad de Zaragoza, 2019), actualmente es investigadora predoctoral en Filosofía en el área de Estética del Arte Contemporáneo.

Durante su formación ha realizado estancias académicas en King's College London, University College London y Burg Giebichenstein Kunsthochschule Halle. Ha recibido reconocimientos como la Beca Pilar Juncosa y Sotheby's de la Fundació Pilar i Joan Miró a Mallorca –en la Slade School of Fine Arts de Londres– o el Primer Premio del Certamen Nacional de Artes Plásticas Art Nalón.

Su práctica artística, vinculada al potencial de las imágenes y el lenguaje, se centra en gran medida en la búsqueda de materiales y fotografías para su posterior actualización a través de la intervención y el montaje. Sus libros, objetos y series indagan en las posibilidades de conexión y construcción de significado entre cuerpos e imágenes. Con un interés particular en las tensiones del cuerpo en el agua, su investigación profundiza en la traducibilidad de la experiencia y el uso de la imaginación como herramienta epistemológica.

Especializada en grabado y libro de artista, se interesa especialmente por los mecanismos de repetición de las técnicas de reproducción gráfica y el cuerpo del libro como estructura conceptual.
 

En residencia

En Nadar, flotar, hundirse, el proyecto que lleva a cabo en la Casa de Velázquez, Laía Argüelles da protagonismo a las imágenes como forma de pensamiento. Explora los vínculos entre imagen y espectador, y en particular su capacidad conjunta para construir significado a través de relaciones avivadas por la imaginación.

Nadar, flotar, hundirse indaga en las especificidades y potencias propias de la fotografía encontrada, desplegando varias vías de pensamiento: la imagen como huella, la ausencia del cuerpo y su indicio, el recorrido anónimo en la ciudad, la desaparición... En ese sentido, este tipo de imagen, dentro del mundo de los objetos, materializa como pocos su carácter superviviente, es decir, su capacidad de atravesar tiempos e historias y desplazar sus significados. A su vez, la latencia de la fotografía encontrada –en apariencia obsoleta– se revaloriza como facilitadora de significados alternos a su naturaleza referencial.

Los recursos de intervención, repetición, composición y montaje se hallan en el núcleo de la práctica. Para ello, este proyecto toma como figuras de pensamiento una serie de acciones –nadar, flotar, hundirse– para corporeizar la imagen, permitiendo, además, plantear el cuerpo como lugar de las imágenes. El cuerpo imagina, piensa, sueña, olvida, y por tanto nada, flota, se hunde en el mar de imágenes que es el mundo. Así, el medio acuático como espacio para el cuerpo y las imágenes no se alza como el tema del proyecto, sino como su figura de aproximación conceptual.

Las piezas resultantes –materializadas desde el objeto, el políptico, el libro de artista o la colección– piensan en la presencia y ausencia de los cuerpos, en las dificultades de enunciación, en las identidades difusas y, en definitiva, en el papel de la mirada del espectador como activadora de las obras.

 

ÉCOLES FRANÇAISES À L'ÉTRANGER

SÍGANOS

NEWSLETTER
PODCASTS
06/06/2019 - 3min - Francés