Fernando JÍMENEZ

Pintura
fernando.jimenez@casadevelazquez.org 

Artista becado del Ayuntamiento de Valencia

Biografía

Fernando Jiménez Fernández es licenciado en Bellas Artes por la Facultad de San Carlos de Valencia y titular de un Máster en diseño gráfico por el CEI. Esencialmente pintor figurativo, entiende la pintura de forma transversal y mestiza, como cruce de caminos de diferentes técnicas que conllevan a un resultado final muchas veces inesperado e impredecible.

Desarrolla un discurso de conceptos psicológicos aplicados a la representación pictórica, a modo de diccionario visual para describir y acercar al publico a la introspección y el conocimiento de uno mismo. Compagina desde hace 15 años su labor docente con otros trabajos de pintura mural y de diseño gráfico.

A lo largo de los últimos diez años, ha conseguido una docena de primeros premios a nivel nacional y menciones de honor en otros tantos premios de prestigio nacional. Su obra puede verse en distintas instituciones a nivel nacional, como el Consell insular de Ibiza y Formentera, el Club Diario de Ibiza, el Diario Marca, la Fundación Jorge Alió, el grupo E. Jesús Barcenas, el ayuntamiento de Quintanar de la Orden o la UNED de Cuenca. También está presente en varios Ayuntamientos: Valencia, Paterna, Chiva, Bocairent, Onil, Manises, Puçol, Quintanar de la Orden y Benicarló.

Proyecto 

Resilientes-Kintsugi es un proyecto pictórico que surge de la idea práctica de reparar fracturas de la cerámica con barniz, o resina espolvoreada con oro o plata. Plantea que las roturas y reparaciones forman parte de la historia de un objeto y deben mostrarse en lugar de ocultarse. A partir de esta práctica, surge el término de resiliencia, y la sustitución de lo meramente material por lo emocional.

El principal objetivo del proyecto Resilientes-Kintsugi es hacer visible una experiencia personal y común, como es la superación de dificultades, y resaltar la fuerza nueva que nace de ellas, dejando que esas cicatrices sean visibles a modo de escudo y antibiótico para próximas desavenencias que inevitablemente vendrán.

Ser resiliente no se limita a intentar pegar el jarrón roto, sino ser consciente de que éste nunca volverá a ser el mismo. Es hacer un mosaico con los trozos rotos, y transformar una experiencia dolorosa en algo bello o útil, confiando en sus capacidades y afrontando los objetivos con consciencia plena.

Así, los resilientes , son personas que trabajan en equipo y saben que la ayuda de los demás es fundamental para mejorar. Asumen las dificultades como parte del proceso de aprendizaje, viéndolas como necesarias para mejorar en cualquier ámbito, encontrar nuevos retos y adquirir experiencias.



ÉCOLES FRANÇAISES À L'ÉTRANGER

SÍGANOS

NEWSLETTER
PODCASTS
28/09/2018 - 30min 17s - Francés