Najah Albukai

 

 

GRABADO - DIBUJO - PINTURA

 

najah.albukai@casadevelazquez.org

 


Nacido en 1970 en Homs (Siria), Najah Albukai estudió Bellas Artes en Damasco y en Rouen. Regresó a Siria donde trabajó como profesor de dibujo y se dedicó a sus creaciones. Entre 2012 y 2014 fue encarcelado y torturado en varias ocasiones en las prisiones de los servicios de información sirios por haber participado en manifestaciones pacíficas contra el régimen de Bachar al-Ásad.

En 2015, huyó del país y se refugió en el Líbano. Allí, empezó una serie de dibujos con bolígrafo negro en un cuaderno. Unos dibujos que son como la memoria de sus sucesivas encarcelaciones, representando el ambiente de los centros de detención del régimen sirio y la promiscuidad en la prisión: siluetas humanas que transportan cadáveres, escenas de tortura, interrogatorios...

Tras pasar dos meses en Beirut, llegó a Francia donde prosiguió esta serie de dibujos en todos los soportes que encontraba: al dorso de un cartel, en un trozo de papel… Aunque en un principio no estaban destinados a ser expuestos, Najah Albukai empezó a presentarlos en reuniones en las que se le invitaba a ofrecer su testimonio. Tras la publicación de varios de sus dibujos en Libération en 2018, la Escuela Europea Superior de Arte de Bretaña se puso en contacto con él para ofrecerle una residencia en 2019 con el objetivo de realizar un conjunto de grabados, que fueron expuestos en abril de 2019 en la galería de la Escuela de Bellas Artes de Lorient.

Desde entonces, ha participado en varias exposiciones y sigue aportando su testimonio sobre el infierno de las cárceles a través de sus dibujos y grabados.

 

EN RESIDENCIA

En residencia en la Casa de Velázquez, Najah Albukai sigue auscultando los cuerpos dolientes y heridos. ¿Cómo representar -sobre todo, cómo mostrar – a estos seres que se enfrentan a lo insostenible, castigados, torturados y movidos por la búsqueda y la esperanza de encontrar una salida?

Entre introspección y exploración, tomando como punto de partida sensible lo que él mismo ha vivido en las cárceles sirias, Najah Albukai emprende en España una investigación más amplia en torno a las víctimas de la Historia y sus tormentos. Entra en contacto con diversas asociaciones y convoca a los fantasmas de la Guerra Civil alrededor de las cuestiones centrales de la posguerra, la desaparición y la sepultura.

La noción de recuperación histórica y el drama de las fosas comunes, que suman a las víctimas en el anonimato, sirven de líneas directrices para los grabados que realiza este año. De este modo, inicia una nueva etapa en su trabajo de restitución de los horrores de la guerra, dirigiendo su mirada hacia otra temporalidad y al otro extremo del Mediterráneo.

Así, en la línea de Los desastres de la guerra de Goya, de las planchas de Otto Dix o de las pinturas de Zoran Mušič, el proyecto de Najah Albukai sitúa la memoria como elemento central, no sólo de una reflexión conceptual, sino de una lucha para evitar que sea borrada. Se convierte en algo viviente – superviviente – y, a través de las obras que genera, se imprime en la placa de cobre al igual que queda grabada de forma indeleble en la mente de quien decide finalmente mirarla de frente.


SIRIA - CÁRCELES DE ASSAD - GRABADO - TODOS TESTIGOS

 

ÉCOLES FRANÇAISES À L'ÉTRANGER

SÍGANOS

NEWSLETTER
PODCASTS
02/02/2018 - 14min 59s - Francés